Archivo de la etiqueta: pañal

Operación pañal

IMG_0579

ummm… pido el pis o me quedo aquí haciendo que miro patos?

Después de meses de ausencia , siento no poder ser más original al titular este post. Pero, ¿hay manera para llamar a este momento clave y, añadiría, infernal? Porque sí, señores y señoras, me atrevo a decir que intentar quitar el pañal a un niño de dos años que no está preparado, es un infierno.

Subrayo el hecho de que no está preparado porque creo que ha sido la clave fundamental para que las vacaciones familiares de este año hayan sido un HORROR hasta que decidimos ponerle freno. Os pongo en contexto: el niño cumplió dos años en marzo y enseguida sus papis empiezan a poner en marcha todos los mecanismos necesarios para que su chiqui deje de andar por ahí con el paquete. Sin prisa, pero sin pausa: ahora hacemos un pis aquí, ahora intentamos hacer caquita, lacasito va, lacasito viene… Posteriormente en la guardería nos aseguran que nuestro hijo está preparado no, preparadísimo para retirar el pañal del todo y que retrasar el momento es, no solo egoista (porque es creencia común entre las educadoras que las madres no queremos que nuestros hijos crezcan y sean independientes y felices, sino que nos gustaría tenerlos pegados a nuestras faldas forever and ever), sino además estúpido y que hay que aprovechar la llegada del verano como si no hubiera un mañana.

Confieso que me dejé llevar por los cantos de sirena asistí impertérrita a una primera semana en la que ni un pis ni una caca llegaron a buen puerto. Alguna incluso se quedó en el salón. Extendida por la tarima.  Pero no me desanimé del todo. Era ‘lo normal’.

¿Esto es el orinal?

Mami, ¿estoy en el orinal?

Entramos en el segundo round, que coincidió con el comienzo de las vacaciones. Aquí hubo que armarse un poquito más de paciencia porque las salidas no se limitaban solo a la guardería y al parque. De paciencia y de ropa, porque llevábamos no una ni dos, sino tres mudas para una salida de 3 horas, con sus 3 pares de zapatos incluidos. No problem, contábamos con ello también, aunque empezamos a sospechar que tal vez no estabamos yendo por el buen camino: el niño no solo no encestaba ni una, sino que ya no quería ni sentarse en el orinal. Ni los lacasitos le valían ya. Pero claro, a nosotros ni se nos ocurría dar marcha atrás a la operación, no fuera a ser que la ira de los dioses pañaleros cayera sobre nosotros.

Tercera semana. Me encantaría decir que seguíamos igual, pero no. Fuimos a peor. Martín no solo no se quería sentar a hacer sus cositas, sino que lloraba y pataleaba si le intentábamos obligar (mal, mal, mal) , incluyendo lanzamientos del orinal contra la pared y negando que se estaba meando mientras veías chorrrear el pis entre sus piernas. Su madre (yo) empezó a padecer ligeros ataques de nervios y las lágrimas corrían por sus mejillas en cuanto tenían ocasión.

Y de esta guisa nos adentramos en la cuarta semana, en la que completamente desesperada consulté con una profesional que me confirmó lo que ya me imaginaba: este niño no está listo. Me dijo que debe ser un proceso placentero para el peque y no un drama como el que estábamos viviendo. Que lo normal es pillarlo en la primera semana, por tanto si un niño que se tiran meses sin controlar es porque, simplemente, no está preparado aún. Así que marcha atrás y a intentarlo en unos meses. Nosotros ya lo dejaremos para la próxima primavera, cuando empezamos la final countdown para el colegio, entre otras cosas porque todavía ve el orinal y se niega en rotundo a acercarse a él…

¿Alguién en la misma situación?

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest