Archivo de la etiqueta: educación

Llegó el momento de buscar cole

Preparándose psicológicamente para el próximo año

Preparándose psicológicamente para el próximo año

En esas nos hayamos hoy por hoy: en busca del cole ‘perfecto’ para Martín. Que digo yo, ¿no podríamos dejarlo en la guardería hasta que le saliese barba? Primero porque a mí me viene fenomenal tenerlo en mi trabajo. Y segundo porque esta sensación de “seré yo? seré yo?” en el reparto de plazas no me deja ni dormir.

Pero, ¿dónde van estos niños con 3 añines al cole, eh? Porque, si mal no recuerdo, en mi época se empezaba con 4. ¡Si no les llegan ni los bracitos al culete! ¿Por qué no se pueden quedar un poquito más solo con 14 niños en el confort de la guardería, donde dejan a los papis llevarles hasta la puerta de clase (y, a veces incluso, más) y se les lanza ya a esa jauría humana llamada colegio? Recuerdo que pasé las mismas angustias cuando iba a empezar la guardería, pero entonces no tenía sobre mí el yugo de la escasez de plazas y no sabía que hay tortas para entrar en un colegio que merezca la pena. Las guarderías te pueden gustar más o menos, pero en realidad es muy fácil meterle en la que te interese o en otra similar.

Pero ahora es harina de otro costal. Conseguir que entre en un colegio público o concertado bueno sin tener hermanos en el centro, ni una discapacidad, ni haberle llevado a la guardería de al lado, ni mil y una historias más, es prácticamente misión imposible. Nosotros tenemos lo mínimo que se puede tener: los puntos por cercanía. Y a correr. Así que así vivimos (vivo): angustiada ante la perspectiva de que no lo admitan en ningún colegio de los que nos gustan, tardando dos horas en dormirme pensando los pros y los contras de pedir plaza en este o en aquel.

A mí me encantaría llevarle a un colegio privado (que no creo que lo haga, porque el tema económico a largo plazo es otra historia), por una razón fundamentalmente. Y es que, aunque soy partidaria de la educación pública (que quede claro), no la veo adecuada para niños de 3 y 4 años. A partir de esa edad, perfecto. Pero,  desde mi punto de vista (repito: desde mi punto de vista, escasa experiencia y humilde opinión) en un colegio privado o concertado están más pendientes de los chiquitines que en uno público. Pero también es verdad que no puedo decir esto con verdadero conocimiento de causa, porque no tengo ningún hijo en el cole y me baso simplemente en los que he visitado en el último mes, tanto públicos como privados, y lo que me han prometido en unos y otros.

Así que, a falta de un mes para que se abra el plazo, yo estoy ya que me tiro de los pelos. No sabemos aún donde irá, porque además mi marido opina de una manera y yo de otra. Y mientras, Martín está feliz solo de pensar que va a ir al cole de mayores y jugando con la grúa en el parque a que lo está construyendo. ¿Cuál será el desenlace? Ayyyyy

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest