Ya tengo 3

IMG_1525Ayer mi tunante cumplió 3 añazos. Como a cualquier madre (porque yo no conozco a ninguna a la que se le haya hecho largo), me parece increíble que haya pasado tantísimo tiempo y que ya no tenga un bebé, sino un machorro brutico y noblote, que me dice que no soy guapa, pero que parezco una princesa. Una de cal y una de arena.

Así es él, de ángel a demonio en un minuto. Ahora te lo comerías y al siguiente lo donarías a la beneficencia. O la ciencia. Cabezón como él solo, capaz de negarte cualquier evidencia si se le pone ahí (“Mira la luna” “eso no es la luna” “que sí cariño, que es la luna” “que no, mamaaaaaaaaaaaaaaá. Vete. Calla!”), pero sin grandes rabietas de esas que dan ganas de esterilizarte.

A estas alturas, no sabría decir aún si es buen o mal comedor. Hay días que vivimos una auténtica tortura luchando contra el “eso no, que tiene verde” “eso no, que no es chicha” “eso no, que me pongo malito”, mientras que desde la guardería nos mandan vídeos en los que zampa sin mesura una manzana, un plátano y unas verduras mientras le dice a cámara lo rico que está todo.

Enmadrado hasta la médula para dormir, comer, bañarse, ir por la calle, hacer pis,… pero que a la hora de jugar busca a su padre. Ese padre al que adora y que, según él, no es calvo porque sí, sino porque “la luna le ha robado el pelo para hacerse una melena”. Imaginación al poder, como cuando nos dice que es Ryder de ‘Patrulla Canina’ o nos cuenta que cuando “era mayor”, un día cogió el coche, se fue al aeropuerto, arregló un par de aviones y volvió a casa antes de que nos despertáramos. No sé en qué momento se hizo pequeño otra vez, pero esta anécdota me recordó a los mejores tiempos de Tom Hanks en ‘Big’.

Mi chiqui, al que le sigue costando un poco controlar el pis cuando toca, antes de que salgan las gotillas acusadoras, pero que al menos ahora es capaz de darse cuenta de que caen las primeras, avisarte y aguantar la riada hasta que llegamos al baño. Pero, como a él le encanta decir a todas horas, “no pasa nada, mamá. Estás muy contenta?”, una de sus frases favoritas, con la que resta importancia a cualquier trastada que acabe de perpetrar.

Mi peque, que en unos meses empieza el cole, pero hasta que llegue ese momento yo me sigo aferrando a que es bebé agarrada a su manita regordeta cada noche al irnos a dormir. Mi pequeño gran hombre. ¡Feliz cumpleaños, cariño, y que cumplas muchos más!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

6 comentarios en “Ya tengo 3

  1. Feliz cumpleaños Martín! Tengo que decir que te leo desde hace mucho mi chiqui tiene 28 meses y en septiembre también entra al cole me siento muy identificada en casi todo, mayormente en lo de enmadrada, pero hasta el no poder hacer pis a solas hay que disfrutarlo llegará un día que lo hecharemos de menos y tengo qie confesar que no quiero qie llegue el momento que le interesen otras personas más que yo!!

  2. Felicidades Martín! Precioso post Alicia, como siempre lo has contado tan bien, sin ñoñerias de niños y mama perfectos pero con un toque de dulcura. A mi me toca en quince dias, se nos hacen hombres! Un beso enorme a los dos

  3. Hola Alicia,

    Me encanta leerte porque me siento identificada (cosa que me encanta porquei siempre me dice mi marido que soy una moñas y estoy demasiado encima del peque).

    Me he quedado con la frase de cuando se le escapa el pipí: “no pasa nada mamá, estás contenta?
    Adrián dice LO MISMO. Siempreeeee. Sobre todo cuando ha hecho una trastada…Son tan monos.

    Mi niño ya tiene 3 años y medio y para mi es y seguirá siendo mi bebé. Siempre sin olvidar que ya empiezan a ser autónomos y saben más de lo que nos creemos…. y que en breve viene el hermanito y claro… como me dijo el pediatra: es un hombrecito y te vas a dar cuenta cuando nazca el otro porque te sorprenderá de las cosas que sabe hacer él solito.

    1. Hola Bea! me alegra que pienses igual que yo jeje. Y una madre nunca está demasiado encima de sus peques ;-P
      Yo estoy aterrorizada cuando venga el bebé por lo mismo, porque va a dejar de ser el bebé que ya no debería ser, pero sobre todo por si él siente que le quitamos algo en lugar de dárselo!

  4. Qué bien escribes, me siento muy identificada, y me alegra que mi hijo no sea el único que se hace pipí con esta edad, aunque los abuelos opinen diferente….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− siete = 2