Cuando acecha la enfermedad

IMG_2629

Este es el ambientazo que tuvimos ayer en casa

Parece una tarde normal de un día normal. Casi siempre, domingo o lunes. Tu retoño ha estado jugando incansable y sin dar tregua durante todo el día. Llega la hora del baño y, cuando te dispones a quitarle la ropa, reparas en dos rosetones colorados en sus mejillas que le hacen parecer el mismisimo primo de Heidi (la de las montañas, no Klum).

Inmediatamente, una alarma se activa en tu cabeza, pero en tu ingenuidad piensas “no, no tiene fiebre; es solo que está sofocado de tanto correr y aquí, además, hace calor”. JA. Le bañas (tú o su papá) y no para de lloriquear “ay ay ay… que este se está poniendo malo”. Pero no dices nada. Hasta que llega el momento decisivo: NO QUIERE CENAR.

Ahí ya no se activa una alarma. Ahora directamente tienes la sirena de los bomberos atronando en tu cabeza. Este niño está malo. No quiere el filete; no quiere el biberón. Ni tan siquiera quiere el biberón viendo el fútbol (da igual la Bundesliga que un Recreativo de Huelva- Sevilla del 93). Esa es la única prueba que necesitas para saber que, sin necesidad de usar termómetro, tiene como mínimo 38º, porque si no a estas alturas ya te habría devorado un brazo.

Pero lo confirmas con el aparatito en mano y no tiene 38º, no. Tiene 39º. Y tú te empiezas a agobiar. Y tu marido te dice “no te preocupes, que mañana igual está bien, que los niños se recuperan milagrosamente, ya lo sabes”. Y tú piensas “pero aunque mañana no tenga fiebre, ¿con qué corazón lo dejo yo en la guardería después de haber tenido tanta esta noche”. Y empiezas a maquinar el plan del día siguiente.

Los abuelos maternos no están en la ciudad. Los paternos tienen otro nieto al que cuidar  y no es plan de que el tuyo vaya a pegarle todo. Además, en el estado que está el pobre no puede ni moverse de la cuna. Solo pide agua y dice mucho “mamaaaaaaaaaaaá” entre lloros. Total que, a primera hora de la mañana, le mandas un mensaje a tu jefe diciéndole que te coges un día de tus vacaciones para cuidar a tu hijo. Porque esa es otra, en todas las empresas puedes faltar un día porque estás enfermo, llevando el justificante médico (al menos en la mía; si no, nada), pero en ninguna que yo conozca puedes llevar el justificante del pediatra de tu hijo, a no ser que te lo ingresen. ¿Y qué piensan? ¿que los niños van a ir a solos al médico? ¿que no tiene que atenderles nadie en casa?

En fin, que al menos somos afortunados porque después de toda la noche y toda la mañana con fiebre, dormitando y lloroso, la tarde trae una recuperación milagrosa y a las 6 vuelve a sus cabriolas como si nada hubiera pasado… y tú miras al cielo y pides que esta noche no haya recaída, porque ya no te puedes coger más días y su padre anda parecido… pero mañana será otro día….

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

12 comentarios en “Cuando acecha la enfermedad

  1. Hola Alicia!
    Te sigo desde que estabas embarazada y yo también, de hecho Martín es diez días mayor que Lucas. En cada post que escribes me siento identificada contigo, a veces parece que los escribo yo! No se si llevamos vidas paralelas o que simplemente las vidas de las mamis son similares.
    Lo dicho que me encanta el blog!
    Un beso enorme para ti y otro para Martín

    1. Hola Mara! Qué poquito se llevan! Me alegro de que te sientas identificada; yo creo que a todas las mamis nos pasan las mismas cosas, porque aunque nos creamos que nuestros niños son especiales y únicos (que lo son), al final son niños y hacen lo mismo que los demás en mayor o menor medida. Un besazo!

  2. hola!!te leo a menudo pero es la primera vez que escribo.mi niña tiene 19 meses y aun no la lleve a guarde xq cuento con la inestimable ayuda de mis padres, pero eso que dices y que pasa a tantos padres es cierto¿donde esta la conciliacion familiar en el trabajo? y otra cosa por la que te escribo que me ha llamado mucho la atencio nes la foto…xq todos duermen con el culo en pompa??yo lo intente una vez y es incomodo, x no decir imposible dormir asi!!son de goma jajja.besos

    1. Hola. Al leer tu comentario me pareció que yo pensaba igual. Mi niña tiene 18 meses y medio y tampoco va a la guardería ya que puedo contar con sus cuatro abuelos. En septiembre la llevaré a la guarde a media jornada para que socialice con otros niños. Lo que me da miedo es que vaya a enfermar, ya que hasta ahora tuvimos suerte y casi nunca estuvo enfermita. Como mucho un catarro de nada… Podeis visitar mi blog, https://dospalitos.wordpress.com/, en el que hablo de mi niña.
      Lo del culo en pompa para dormir también lo hace!! jaja.

  3. Hola!
    Gran verdad la de este artículo cuantas madres no se sentirán identificadas. Y sobretodo aquí en España que los derechos de los trabajadores están como están… Esto en otros países nórdicos no sucede. Algún dia imagino que evoluconaremos como ellos…

  4. Hola Alicia

    Te escribo de Apple tree, una agencia de relaciones públicas. Estamos actualizando nuestra base de datos para un importante cliente de alimentación, y nos gustaría contar con tu email para poder comentar contigo una acción que vamos a llevar a cabo.

    Gracias por todo y quedo a la espera de tu respuesta.

  5. Muy buenos consejos para toda mamá… Por eso, me gustaría que tu blog sea conocido por más mujeres. Hace más de tres meses que comencé a trabajar con Mediafem. Los formatos con los que obtuve mejores resultados fueron recomendación de contenido y anuncios en imágenes. Les dejo el sitio web para que puedan obtener más información. http://www.mediafem.com

  6. Hola te escribe desde Cuba una mamá de un bebé de 16 meses, me ha encantado el sitio, me parece muy instructivo y desestresante a la vez, quisiera consultar con usted algo sobre alimentos en la dieta de los bebé. De ser posible pudiera cominicarse a través de mi correo. Un saludo afectuoso desde Cuba. Midalis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


uno + 5 =