Dos años contigo

11024158_1543217035944006_1957839928_nHoy cumples dos años. Y me complace ver que no se te han subido a la cabeza porque, siguiendo tu línea, me has consentido cantarte cumpleaños feliz una vez, pero a la segunda ya me has chillado “nooooooooooooo”.

Hace dos años que a estas horas me estaban pinchando oxitocina bajo la promesa de “hoy verás a tu hijo”, porque el día anterior, 19 de marzo, a pesar de que ya estábamos ingresados en el hospital, te negaste a nacer, no sé si para que tu padre no pudiera celebrar su día ese año o para no quitarle protagonismo durante el resto de su vida. Y encima, resististe hasta el final, porque no te vimos la carita (o caraza, en tu caso) hasta las 11 de la noche.

Dos añitos en los que me has desmontado muchos miedos relacionados con la maternidad, como que no íbamos a volver a dormir jamás y, gracias a vetetúasaberquién, te chupas 11 horas del tirón en tu cuna. Y, sin embargo, han aparecido otros relacionados con que algo malo pudiera pasarte y que alguna vez me han hecho sudar de angustia a las 3 de la mañana.

Dos años en los que has tenido la deferencia de poner a prueba mi paciencia muy pocas veces. Probablemente me conoces más de lo que creo y, sabiendo que soy una histérica insoportable, has decidido no luchar en esa guerra. Sinceramente, si alguna vez me he quejado de tus travesuras, es por puro vicio, porque ni en mis mejores sueños imaginé que iba a tener un hijo que me diera tan poco tormento (dentro de lo que es un niño, claro, que a ver si alguien va a pensar que eres un reborn de esos). ¡Pero si te acabas el biberón, te levantas y te vas a por tu propio pie a dormir! ¿Se puede pedir más?

Dos años en los que ya tienes edad suficiente para tener un hermanito o hermanita. Pero cuando pienso en dártelo, siento que voy a serte infiel y que no debería compartir mi amor con otro, cuando en realidad, si algún día llegara, sería única y exclusivamente nuestro regalo para ti.

Dos años en los que he descubierto lo que es ese famoso sentimiento de culpa. Culpa por no jugar contigo lo suficiente; por discutir con tu padre delante tuyo más veces de las que debería (esto es, ninguna) o por desear muchas veces irme de compras antes que al parque. Te pido perdón y cada día prometo redimirme, aunque siga fallando algunas veces.

Hace dos años, el 20 de marzo, Día Internacional de la Felicidad, llegaste a nuestras vidas de manera real y física, porque ya llevabas muchos meses con nosotros. Y no podías haber elegido un día mejor. Hasta para eso tienes arte.  ¡¡¡Te quiero, bebé!!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

7 comentarios en “Dos años contigo

  1. Feliz Cumpleaños Martín!!! Te leo desde hace bastante tiempo y es la primera vez que me atrevo a escribirte. Tengo un peque que se lleva un mes con Martín,él hará sus 2 añitos el 23 de abril, y que sepas que siempre me siento totalmente reflejada en tus comentarios y me rio un monton con ellos. Nosotros si decidimos dar el paso de darle un herman@ a nuestro peque, y para Junio vendrá el regalo de Bruno, su hermana Emma. Animate a dar el paso, yo estoy deseando verles a dos juntos!! un beso Alicia.

    1. Hola Laura! Me alegro mucho de que te guste el blog! Y muchas felicidades por tu futura bebé… confieso que me das una poca de envidieja… Habrá que darle una vuelta al asunto… Y felicidades adelantadas a Bruno! Un beso

  2. Ay Alicia! Que se me han saltado las lágrimas (y también se me cae el moquillo, para qué negarlo…). Aunque mi chico tiene sólo cinco meses y medio ya me he sentido alguna vez como dices, es decir, culpable por no tener un poco mas de paciencia, por llevarle de tiendas conmigo en lugar de al parque… En fin, que somos humanas y leerte me reconcilia conmigo misma porque veo que mis sentimientos son más comunes de lo que yo pensaba… A veces nos exigimos demasiado, cuando el secreto está , creo yo, en relajarse un poco mas, porque la ecuación que siempre funciona es “mama feliz=bebe feliz”. Un besazo !!!

    1. Ay Ana, cuánto me alegro de que te haya gustado! Y esdtoy completamente de acuerdo con lo de “mamá feliz, bebé feliz” pero… a veces es tan difícil!! Yo me propongo continuamente intentar no transmitirle mis tontunas ni mis estados de ánimo. Poco a poco!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


3 + seis =