Hace un año

016000391- VELA POCOYO 1Esta semana es el primer cumpleaños de mi bizcochito. ¡Redios, un año ya! Nunca he sido tan consciente del paso del tiempo como ahora, cuando hace ‘ná’ estaba dando a luz y ahora tengo un tunante que ya va a la guardería, pinta con los pies y da palmas al más puro estilo Camarón. Dadle un perro, un diávolo y se marcha a vivir a Lavapiés.

Volviendo al tema, soy consciente de ese paso del tiempo no solo porque le vea crecer tan rápidamente, sino porque mi cara y mi cuerpo envejecen a la misma velocidad que a él le salen dientes.

Supuestamente, tardas un año en recuperarte tras un embarazo; eso vienes y me lo dices en la calle, porque a mí aún me sobran unos kilos (dos en los días buenos; cuatro en los malos), y mi tripa, que nunca fue la de una supermodelo, ahora sirve para entretener a mi churumbel haciendo que el ombligo es una boca y la chichilla lateral, los mofletes. Yo no he encontrado el momento ni las ganas de hacer dieta después del embarazo, y menos aún de ponerme a hacer deporte. No soy de esas. Lo confieso.

En todo este tiempo,nunca he vuelto a ir de compras relajada. Es difícil cuando llevas un cochecito que se choca con los burros de ropa a cada paso (dependientas de Zara, ¿por qué siempre están en medio de la tienda? los burros, no vosotras, que nunca os encuentro) y un niño luchando a muerte por tirarse al suelo y hacer el París-Dakar llevado por la fuerza motriz de su gateo. Y cuando he ido sola, siempre es una contrarreloj por volver pronto para darle la cena/comida/baño/merienda o lo que proceda en cada caso.

No he vuelto a dormir más de 8 horas seguidas. Y no me quejo, que las hay que no han enlazado más de 3 ó 4. Nunca me he escapado de nuevo con mi amorcito de fin de semana romántico. No he leído ningún libro antes de acostarme porque Martín sigue durmiendo con nosotros y corro el riesgo de despertar a la bestia si enciendo la luz. ¡Y no he vuelto al cine!

Y, sobre todo, nunca he dejado de pensar en él nada más abrir los ojos cada día. Porque, a pesar de echar de menos tantas cosas, todo me sobra desde que le tengo a él, mi pichurrín chiquitín gordito y lechuguín. Mi vida y mi todo.

¡FELIZ CUMPLEAÑOS, MI AMOR!

(Mierda, al final he escrito un post topicazo de lo maravilloso que es ser madre y lo que compensa al final. Todas caemos y yo no soy tan especial. Ahogadme con una almohada).

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

12 comentarios en “Hace un año

  1. Alicia, te parecerá topicazo tu post, pero lo has dicho con tanta gracia e ironía que no es el “típico post”, te lo aseguro.
    ¡Felicidades a Martín!

  2. Hola, es la primera vez que te leo, pero te juro que no é parado le empecé a dar para atras atras y no me he podido reeirme más o indentificarme en miles de cosas, tal cual lo cuentas tal cual es mi vida real ahora mismo que mi pequeña tiene casi 7 meses … felicidades por un blog así me ha encantado así que te leeré a partir de ahora.

  3. Cuán identificada me siento contigo! Sentí ese amor infinito hace 16 meses.a pesar de haber renunciado a tantas cosas he ganado muchísimas otras. No tengo tiempo ni de mirarme al espejo, yo! Incapaz de salir con una uña despintada de casa, ahora salgo con un zapato de cada color ! Y que felicidaddd, eso soló lo sabe una mami, este idioma es nuestro y es único, así que de empalagosa nada!

  4. Me he reído mucho contigo…..q gracia….pero no entiendo por qué todavía dormís con el niño!! Yo nunca he dormido con el…con una semana fue a su cuarto y de maravilla….

  5. Me ha gustado mucho tu articulo Alicia. Yo lo pase mal cuando sacamos a nuestro hijo de nuestra habitacion, pero la siguiente noche me di cuenta de que era mejor para todos, pues no hacia mas que despertarse con mis ronquidos!

  6. Mi mujer y yo decidimos desde la primera noche poner a nuestro primer hijo en su habitacion. Pero nuestro segundo durmio con nosotros 6 meses. Cosas de la vida…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− nueve = 0