Mi momento más temido: la guardería

latortumochila

La tortumochila para la guardería

Ya os adelantaba al final del último post que habían admitido a Martín en la guardería y, si nada lo impedía, debería empezar esta semana. Bien, pues algo lo ha impedido. Yo.

Me había hecho a la idea de que no iría hasta primeros de abril, con su añito recién cumplido, trotando y siendo capaz de cambiarse el pañal con una sola mano. Pero resulta que ha quedado una plaza libre y la cogemos ahora o nos quedamos sin ella. Así que, con todo el dolor de mi corazón, decidimos adelantar un mes la incorporación al nuevo mundo.

Pero seamos sinceros: a mí me parecía muy precipitado todo. Es como si se me fuera a la mili, y yo necesito tiempo para prepararle su petatín: que si hay que marcarle la ropa, que si los chupetes deben llevar su nombre, que si tiene pocos chandals y he de ir a comprar más… entre nosotr@s: excusas baratas para retrasar el momento lo máximo posible.

Así que el otro día fuimos a ultimar detalles a la guardería con la directora. Fue un momento realmente vergonzoso que duró 30 minutos, tiempo suficiente para que yo casi rompiera a llorar en tres ocasiones:

Ocasión número 1: al preguntar si le cambiaban el pañal nada más hacerse caca “porque a mi niño hay veces que no le huele y a lo mejor no se dan cuenta”. No sabría decir qué significaba la mirada de la directora, pero la de mi amorcito estaba clara: vergüenza.

Ocasión número 2: “mi niño no come sólidos, no le daréis sólidos? que se me va a ahogaaaaaaaaaar!”. La noté con ganas de decirme: “sí hija, y se lo metemos pa’dentro como si estuviéramos cebando a un pavo”.

– Ocasión número 3: “mi niño todavía duerme una siesta por la mañana y otra por la tarde y no sabe beber agua solo. Estarán pendientes de ello, verdad? Si tiene sueño le acuestan, no?”. Aquí ya la buena mujer simplemente se echó a reír.

A punto estuve de salir corriendo, subir a la oficina (la guardería está en mi trabajo) y decirle a mi jefe que me despedía para dedicar mi vida entera a cuidar de mi retoño. Pero nos dimos un tour para ver su clase (‘Los Conejitos’, que me encanta) y me llevé una alegría al ver a los que van a ser sus compañeritos, recién levantados de la siesta y jugando contentos alrededor de la profesora. Ni una lágrima, ni una cara larga….

Bueno, igual no era todo tan idílico y mi mente quiere autoconvencerse de que Martín va a estar bien allí abandonado entre extraños después de haber vivido como si fuera Nerón sobre su diván con los abuelos. Mi único consuelo es que es más bruto que un bocadillo de cemento y confío en que sepa defenderse ante cualquier adversidad que se le presente.

¿Y vosotr@s? ¿Tenéis buenas experiencias con las guarderías? Si son malas, no las contéis aquí! ;-P

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

11 comentarios en “Mi momento más temido: la guardería

  1. Comparto totalmente tu sensación de “abandono” del retoño ante unos extraños que nunca le cuidarán como tú, pero con un año Martín seguro que estará hecho un toro y aguantará estupendamente. Mi experiencia fue muy mala, pero no te la contaré ya que afortunadamente mi hija ya no se acuerda y cuando entró en su cole actual con 2 años, la tortilla se volvió completamente. Espero que todo vaya bien. Ya nos contarás con tu gracia habitual. Ah, por cierto, completamente de acuerdo con tu post acerca de la lactancia materna (y q conste que mis dos hijas han lactado perfectamente y sin ningún problema, pero es que hay cada talibán….).

  2. Es la primera vez que escribo pero llevo un tiempo leyendote.
    Yo tengo una peque de casi 2 años y he de decirte que está encantada con la guardería.
    La llevo desde que tenía casi 6 meses, ya que me tuve que incorporar al trabajo y no tuve más remedio. Te entiendo perfectamente cuando dices que te despedirías para cuidarle, y así lo sentí yo en su momento. Pero la verdad es que lo pasamos peor nosotros que ellos ya que ellos están jugando y se les pasa el tiempo volando.

    No te preocupes, verás que poco a poco se te pasa esa sensación de dejarlo con extraños y no saber si estará bien. Mi niña se ha hecho un par de buenas amigas y cuando lleva más de dos dias sin ir, está deseando verlas. Se pone muy contenta cuando entra en la guarde.
    Un beso y felicidades por tu blog!!!

  3. Hola! perdona pero me ha hecho reír mucho las tres ocasiones en las que casi te hechas a llorar! no por nada.. pero es que me he sentido taaaan identificada contigo….jjajaja. Mi niño va a cumplir ahora 10 meses y tampoco tenia planeado llevarlo ya a la guardería pero he de decir que me encanta verle allí con sus amiguitos y que el “jodío” no se quiera venir cuando le voy a buscar… Pensé que lloraría mucho (yo) porque el ya sabia yo que nada de nada… ni una lágrima, pero la verdad es que lo he llevado bastante bien.

    Ánimo! no te agobies que va a estar super bien!

  4. Jajaja que gracia. Perdona que me ría pero es que yo he estado muchas veces del otro lado. Soy educadora infantil y los últimos 3 años estuve con bebes.

    Imaginate si tú estás así y tu niño pronto cumplirá un año, como estaban en Septiembre las mamás que me dejaban a mí los niños con 4 meses…Yo era como la bruja piruja de los cuentos, que arrancaba a los pobres niños indefensos de los brazos de sus madres!!

    Tranquila que es lo más normal sentirse así. Es dificil confiar en alguien a quien no conoces, pero te puedo asegurar que este trabajo es vocacional, lamentablemente económicamente es una mierda. Por eso las que trabajan con niños es porque le gusta, sino no estarían allí.

    A mí me han hecho preguntas de todo tipo y algunas veces parecen interrogatorios para ver si estas cualificada. Yo empecé a currar con 21 años y te puedes imaginar al principio esas madres cuando veían que la profe era más joven que ellas.

    Normalmente las que tienen más dudas o “desconfían” más, luego son las que acaban mas encantada con la escuela. He tenido alguna mamá que otra que parecía que hasta que las daba rabia que su hijo no llorase cuando se iban ellas. En el fondo es un poco de masoquismo. Si se queda llorando es porque me echa de menos, porque me quiere… Somos muy complicadas las madres.

    Mucho ánimo y sobretodo despedidas cortas, que no te tengan que arrancar al niño, jaja…

    Mi hija mayor empezó el cole este año, y lo pasé peor yo que ella. En casa del herrero…

  5. Parece que las mamás estamos todas cortadas por el mismo patrón. Mi bebé empezó en la guarderia con cinco meses, y a mi solo me faltó quedarme espiando por la ventana de lo mal que lo pasé. Hoy tiene once meses y estoy encantada, él adora a sus cuidadoras, aunque cuando llego a buscarlo lo deja todo y se lanza a mis brazos.
    Mi bebé es mal comedor y muy perezoso para moverse, y en la guarderia con mucha paciencia y estimulándole muchísimo han conseguido progresos increíbles y siempre contando con mi opinión e intentando trabajar todos juntos para estimularlo. Resumiendo, te entiendo perfectamente, pero dale una oportunidad a las cuidadoras, como ya han dicho por aqui, son profesionales con una gran vocación.

  6. Me siento muy identificada con tu temor a dejar a tu niño en manos de extraños, yo pasé por lo mismo que tú hace ya 10 años cuando dejé a mi bebé con 4 meses en la guardería, pero te aseguro que el malestar inicial se te pasa en un pis pas…por lo menos a mí así me ocurrio. Pasé de llorar por dejarle a llorar por recogerle jejeje. El primer día de guardería lo dejé llorando (lloraba yo no él) a moco tendido…y te aseguro que al de una semana volvía a llorar (yo, no él) de lo rápido que se me pasaban las horas que pasaba en la guardería…y comprobar que no me había dado tiempo a hacer todas las cosas que quería hacer en su ausencia.
    Te acostumbras enseguida.

  7. Es la primera vez que escribo..pero te he leído muchas veces llorando a moco tendido.. Y me has arrancado una sonrisa.. Mi pequeña tiene tres meses y medio, al mes que viene tengo que llevarla a la guardería porque vuelvo al trabajo y me he pasado noches enteras sin dormir pensando en el asunto.. Con respecto a la lactancia opino como alguna de vosotras: hay mucho talibán, y el señor Carlos González me parece el jefe de la banda.. En mi opinión no respeta demasiado los sentimientos y situaciones por las que atraviesa una MUJER que empieza a ser MADRE.. Mi hija ha tomado hasta ahora lactancia materna exclusiva voy a empezar con los biberones para cuando vaya a la guardería y por la opinión de este señor y alguna matrona radical me siento como si fuese la peor madre del mundo.. Como sí el amor a un hijo solo se transmitiera por el pezón..

  8. Pero claro!!! Por todo esto creé Kidcoach cuando nació mi pequeña Alicia! Por favor llamadme y os cuento todo!!!
    Si queréis conocerme mejor podéis entrar en esta entrevista y en el blog.http://kidcoach.es/blog/entrevista-a-montana-hernandez-en-miximoms/
    http://Www.kidcoach.es/blog
    Lo que ofrecemos es educación para los pequeños a la vez que cuidado pero en casa. Siempre con profesionales de la educación y de forma totalmente personalizada, y por supuesto no dejamos de lado la parte social.

  9. jajajaja!!!! somos todas iguales….yo acabé la baa en abril, y me dije que el verano lo pasaría en casa con mi hija y que no trabajaría aunque me lo propusieran….pero me propusieron un trabajo que no pude decir que no, y lloré muchísimo una semana por esa decision.
    Hoy ya lleva dos meses en la guarde y está feliz…y a mi se me pasó el disgusto! además se que está muy bien atendida.

  10. La madre del cristo !!!! , pero si en realidad no somos tan diferentes las unas de las otras (bueno hay alguna rarilla por ahí ).Mi mi hijo tiene 20 meses y aun no lo llevo a la guardería. Solo de pensarlo se me cae el mundo. Me estoy planteando en llevarlo para septiembre próximo. Me tengo que hacer a la idea ……Solo deseo que no llore en el momento de dejarlo .Aun le doy pecho y esta enganchadito a mi persona y yo a el , claro.
    Si lo hace se que me quedare en la puerta llorando hasta que me lo devuelvan sano y salvo !!!!! Se que le ira bien a el y a mi….
    besos- Me encanta tu blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


9 + = diez