Y tú, ¿por qué lloras?

IMG_2497Siempre he sido de naturaleza llorona, pero lo de ahora roza la locura. No puedo culpar a las hormonas porque hace ya 11 meses que fui madre y creo que esa excusa no da para más. Así que con esta tendencia y mi gusto por hacer listas, voy a repasar las cosas que más me sacan la lagrimilla, ya sea de emoción, pena o las dos cosas a la vez.

– Cuando mi hijo vino por primera vez gateando hacia mí. Pocas veces en la vida me he sentido tan ridícula, y mira que he tenido ocasiones.

– Cuando mi hijo  (sí, mi hijo otra vez, qué pasa!) dice mamá. Sobre todo cuando se pone en modo disco rayado y empieza “mamámamámamámamámamá”. Siempre tengo que sacarme esa motita del ojo sin ser vista.

– Cuando una cena del chino en casa se convierte en el momento más romántico de la semana solo porque va acompañado de una botella de vino. Pa’lo que hemos quedao.

Con los vídeos de niños, especialmente el del bebé prematuro (os dejo el enlace, porque soy una inútil total intentando incrustarlo aquí http://www.youtube.com/watch?v=EEPHLC6dMGA)  y exceptuando el de la niña que ve la lluvia por primera vez. Me dan ganas de partirle la cara a su madre, ahí a resguardo mientras la chini se coge una pulmonía.

– Cuando oí por la radio que el Hospital 12 de Octubre había puesto “puertas mágicas” en Oncología Infantil para que entrase el Ratoncito Pérez. Diosssssssssssss, que berrinche!!!

– Cuando tú, que antes eras la reina de la noche, no perdonabas peluquería, manicura, pedicura, spa y ruta de tiendas de manera habitual, te das cuenta de que llevas casi un mes sin depilarte las piernas (un mes!). Menos mal que el resto del cuerpo está solventado de por vida, porque podría empezar a parecerme peligrosamente al Yeti.

novia-a-la-fuga1– Cuando se nos pira la pinza y discutimos delante de él. Nononono NAIN NAIN NAIN… Eso no se hace!

Cuando pienso que tengo que preparar una boda (sí, la mía) para la que faltan menos de 6 meses y lo único que tengo es la fecha.

La primera vez que le compré a Martín zapatos con suela. Así es. Real. Cierto como que me tengo que dar las mechas ya mismo. ¿Lo veis? Otra razón para llorar…

¿Y vosotr@s? ¿Qué cosas os hacen llorar?

PD: Edito para añadir lo último por lo que he llorado, esta tarde sin ir más lejos: cuando me han llamado de la guardería para decirme que Martín tiene plaza para marzo… y marzo empieza.. la semana que viene! No sé él, pero yo no estoy preparada para tremendo cambio.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

6 comentarios en “Y tú, ¿por qué lloras?

  1. Dios! acabo de descubrir tu blog por casualidad y me encanta! Me parto con tus comentarios y cómo cuentas las cosas. Estoy de 31 semanas y a partir de ahora lo voy a seguir con muchas ganas.
    Es genial y la forma en que cuentas las cosas sólo hace que me pase cada post riéndome mientras lo leo. Genia! Gracias por escribirlo!

  2. Holaaaa, me encantas jijiji tengo una niña de 3 meses y cada vez q leo tu blog me siento superidentificada, la verdad q es un cambio tan brutal y a la vez tan bonito. Lo cierto es q te dan ganas de llorar tantas cosas, pero compensa, pasamos a ser un segundo plano en nuestra vida, nuestros amigos q no tienen bebés creen q dejas de existir, pero la primera sonsisa de tu bebe por la mañanas te quita todos los male.
    Un besazo y gracias por compartir tu experiencia.

  3. Hola!! Yo tb lo acabo de encontrar, y me encanta ,me rio un montón!!
    Yo estoy embarazada de poquito, de 12 semanas, y, por lo que veo, lo del lloriqueo no se me va a acabar tan fácil….

    Un saludo, y encabtada de conocerte!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


siete − = 5