Aunque parezca increíble… ¡hay vida después de un bebé!

Una (ex) ‘amiga’, cuando le conté que estaba embarazada, me soltó “tu vida social se ha terminado”. Y luego añadió “a mi casa no lo traigas”. Aunque la relación terminó por otros motivos, podéis imaginar que con semejantes antecedentes poco más podía durar.

Esta historia me da pie a hablar de cómo mucha gente considera que tener un hijo es el fin del mundo. Al igual que hay padres que de repente reniegan de toda su vida pasada y censuran a todo el que no quiere traer un retoño al mundo, también hay otras personas que creen que si tienes un hijo tu vida ha terminado y a partir de ahora solo te dedicarás a vagar por el mundo con un bebé en brazos (aunque ya tenga 14 años y calce un 42), rezumando leche y con la camisa eternamente manchada de vómito.

laura-sanchez-zombie--644x362Bien, ni una ni otra cosa; a los primeros la verdad es que no les entiendo, porque es como si reconocieran que su vida antes era una caca. Y a los segundos sí, porque hablan desde el desconocimiento.

A todos les diré una cosa: cuando tienes un bebé, los primeros meses o asumes que va a ser un festival de noches en vela y pañales… o mueres ipso facto. Pero pasa a una velocidad que ni Indurain en sus mejores tiempos. Después, todo es más nítido, las noches se alargan, los horarios se normalizan y tú te depilas las piernas otra vez. Y volvéis a salir a cenar o a tomar copas con los amigos.

mamaaaaá, dónde estaaaaás?

Sí, amores, eso es posible. Ojo, que yo solo tengo uno y no sé cómo son las cosas con dos o más. Pero en mi caso, con una buena logística y un cambio de actitud, todo es posible. Tengo una abuela (del niño, no mía) que hace de canguro siempre que lo necesitamos (si salimos los dos, claro). No es costumbre todos los fines de semana, pero sí un par al mes por lo menos. Siempre dejamos a nuestro hijo cenado, acostado y estamos ahí cuanto se despierta, con lo que podéis deducir dos cosas: 1. Ni se entera de que nos hemos marchado (el lechoncín duerme una media de 12 horas). 2. Lo de chuzarse como un piojo, se acabó. NO LO HAGÁIS. O al día siguiente viviréis una experiencia más traumática que tragarte en una tarde todas las películas de Haneke y Von Trier.

En cuanto al día a día, por supuesto que tu vida cambia y hay que adaptarla a sus horarios y necesidades; pero descubres que hay millones de cosas que no habías hecho antes y te encantan. Tu vida cambia, pero a mejor, tienes mucho de lo anterior y todo lo nuevo.  Excepto si lo que quieres hacer es ir de compras con él. Esa actividad sí que es incompatible con la maternidad. Al menos, a mí pocas veces me deja.

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

3 comentarios en “Aunque parezca increíble… ¡hay vida después de un bebé!

  1. Que suerte tienes!!!
    Mi peque no durmió del tirón ni una sola noche hasta los 15 meses. Asique eso de las salidas a cenar nosotros solos… poquito, bueno y tan poquito, una vez una cena cuándo dejamos la teta, y hace un mes que nos fuimos de finde sin él, pero que ya tiene 23 meses y hemos ido porque dentro de dos voy a tener el segundo.

    Tampoco voy a decir que hemos dejado de lado nuestra vida social, eso tampoco, sólo que la hemos amoldado al peque, tuvimos suerte y del grupo de amigas tres tuvimos bebés con 6 meses de diferencia asique ha sido muy fácil lo de cambiar las cenas por comidas y poder llevarnos a los niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ 1 = diez